ir a inicio

Fecha: 20/09/2016 Tipo: ADIC

ADIC PIDE UN CAMBIO SUSTANCIAL EN LA POLÍTICA EDUCATIVA REFERIDA A CANTABRIA.

 

  La Asociación para la Defensa de los Intereses de Cantabria (ADIC) solicita a la Consejería de Educación la aplicación real y efectiva de la Ley de Educación cántabra con la incorporación de contenidos sobre Cantabria en el currículo escolar, algo que el anterior gobierno desatendió y que el actual no ha solucionado.

 

Para ADIC la situación es grave, toda vez que los contenidos cántabros en materias como historia o cultura son absolutamente residuales, basándose además en unos libros de texto que, en muchas ocasiones, suelen aculturizar a los estudiantes de Primaria, Secundaria y Bachillerato. Un hecho que suele ir en detrimento de la propia cultura cántabra. Pero también a veces suelen presentar contenidos equivocados sobre la realidad histórica, cultural y geográfica de Cantabria. A ello hay que añadirle la absoluta subjetividad a la hora de enseñar estos contenidos, quedando siempre  a voluntad de los profesores y los centros educativos. Una alarmante situación que está desembocando irremediablemente hacia la formación generalizada de escolares con un problema evidente de “analfabetismo cántabro”.

 

 Esta situación se ha visto agravada, además, con los cambios en el currículo que impulsó el anterior gobierno cántabro, utilizando precisamente las asignaturas de libre configuración autonómica, sobre las que realmente se puede incidir, para obviar la enseñanza sobre la cultura e historia de Cantabria, quedando estas materias diluidas en la generalidad de los temarios estudiantiles.

 

Desde ADIC se pide revertir esta situación que está provocando, a pasos agigantados, un “analfabetismo sobre lo cántabro”, a través de un cambio en el modelo educativo desde la normalidad que supone la realidad autonómica de Cantabria y en el cumplimiento de la Ley. Para ello, en ADIC proponemos las siguientes medidas a tomar. En primer lugar respetando lo que ya hay en los contenidos curriculares, por muy residual que sea; es necesario que se cumpla lo básico y ello pasa por enseñar, al menos, lo que ya está previsto en los currículos y que hoy por hoy solo queda a la voluntad de los profesores.

En segundo lugar, dotar a la comunidad educativa de material que permita enseñar la historia y cultura cántabra. Asimismo denunciamos, que de nuevo este año se evidencian errores sonrojantes, ocultamientos  y/o falseamientos en los materiales elaborados por las editoriales. Una circunstancia lo suficientemente grave como para que la actual Consejería de Educación ponga de una vez coto con el encargo de la elaboración  de los contenidos y supervisando dichos temarios.

En tercer lugar, reformar el currículo para asegurar la enseñanza de materias cántabras en las asignaturas de libre configuración autonómica de manera que se incluyan “las peculiaridades de Cantabria referidas a su identidad histórica y se  facilite el reconocimiento identitario del pueblo cántabro mediante el conocimiento tanto de su historia y cultura propias, como de su patrimonio natural y cultural  y los hechos, acontecimientos, tradiciones y costumbres propios de nuestra comunidad autónoma, fomentando el enraizamiento de los alumnos en su entorno geográfico, socioeconómico y cultural con el fin de que dichas peculiaridades sean conocidas, valoradas y respetadas por parte del alumnado”, como dice el propio artículo 10 de la Ley de Educación de Cantabria.

 

Por último, el cambio educativo se completaría con el desarrollo completo de un  programa intensivo de perfeccionamiento de conocimientos cántabros para los docentes dentro del Plan de Formación Permanente del Profesorado, que hoy por hoy, no incorpora prácticamente ningún curso sobre esta materia,  como de hecho ya ha incorporado el CEARC para funcionarios autonómicos y de la administración local.

 


Volver a Principal

+ Comunicados